spot_imgspot_img

Invasión de mosquitos del tipo Aedes Albifasciatus.

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Las intensas precipitaciones que se registraron en las últimas semanas, no solo han provocado inundaciones en nuestra ciudad, han traído una invasión de mosquitos del tipo Aedes Albifasciatus.

Conocidos con el nombre de Aedes Albifasciatus, forman parte de una de las 30 especies que habitan por estos lares del país, entre las 200 que existen por todo el territorio nacional. Se trata de una especie conocida como «charquero» y tiene la particularidad de ser resistente a las bajas temperaturas -tanto que incluso se los puede encontrar en Tierra del Fuego-, pero «no puede reproducirse en ámbitos peridomiciliarios y están condenados a morir», dijo a Télam el especialista del Conicet Nicolás Schweigmann.

«Prefieren los veinte grados a los treinta en los que están cómodas otras especies», explicaron los expertos en el tema. Según dicen, esta masiva presencia de mosquitos es un fenómeno «totalmente normal», como consecuencia de las lluvias e inundaciones.

La situación plantea la necesidad de fumigar: «Lo importante es que las autoridades fumiguen plazas y barrios y que los charcos no duren más de una semana, porque son el lugar donde ponen los huevos», sostuvo Schweigmann. Además, resaltó el valor de que en los parques y plazas se mantenga el pasto corto, ya que se esconden en la vegetación, lo que aumenta su nivel de supervivencia.

 ¿Hasta cuándo permanecerán rondando en la Ciudad?

Schweigmann aclaró que «dependerá del clima: si el tiempo se mantiene como hasta ahora pueden vivir tres o cuatro semanas». También, destacó que varía de acuerdo a la locación: el insecto puede vivir hasta una semana en un departamento, en tanto que en jardines o patios, dos semanas. Y en lugares del Conurbano o del interior de la provincia de Buenos Aires -aquellos donde predominan los campos- pueden vivir hasta un mes.

«Los huevos eclosionan con las lluvias, las larvas se desarrollan en una a dos semanas y, cuando las condiciones lo permiten, los adultos emergen todos juntos formando estas invasiones»

En resumen, se estima que a medida que decrezca la temperatura, disminuirán su actividad aunque sin morir, situación en la que se resguardarán.

No es transmisor.

A diferencia del conocido Aedes aegypti, esta especie no es considerada vector del dengue o la chikungunya, pero las picaduras de las hembras producen inconvenientes en el ámbito urbano y efectos más severos en las áreas rurales (donde afectan la producción ganadera y lechera).

Si pica a las personas puede producir las alergias típicas de esos insectos, pero la situación es completamente distinta cuando el mosquito pica a vacas o caballos. En estos casos puede transmitir una virosis que provoca encefalitis, llevando a la muerte a los animales. Este tipo de mosquito hembra, ingiere sangre entre 2 y 4 veces al día, lo cual incrementa el riesgo.

Cuidados y prevenciones

-Para prevenir picaduras se recomienda usar prendas con mangas largas y con las piernas cubiertas cuando se está al aire libre.

-Pueden picar a través de la ropa, por lo que es necesario utilizar líquidos repelentes no solo en la piel expuesta, sino también sobre las prendas.

-Colocar telas mosquiteras en aberturas y ventanas.

-Encender espirales y tabletas repelentes dentro de los hogares, especialmente en las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde.

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Notas Relacionadas

spot_img
spot_imgspot_img
spot_img
spot_img

Ultimas Noticias