spot_imgspot_img

«La grieta Cristina» el laberinto que atraviesa el frente renovador de cara a octubre.

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Lejos ya del Frente para la Victoria, años en los que fue Jefe de Gabinete de Cristina Kirchner, Sergio Massa y sus “hombres” buscan nuevas “grietas” para aprovechar la situación en la que se encuentra el Macrismo y sigue caminando por la avenida del medio, solo que con las puntas de los pies para no ser oído.

La situación del líder del Frente Renovador se explica, en parte, porque quiere diferenciarse de Cristina y de Macri, que podía ser un camino para construir un perfil propio, se ubicó en la avenida del medio que cada día se le hace más angosta.

Puede haber un segmento amplio de la sociedad que no se sienta convocada por la figura de Macri ni por la de CFK, pero no hay ningún ciudadano que no tenga una posición tomada respecto de la gestión de un gobierno. Los que comparten lo que se está haciendo, por los motivos que fueran, bien o mal son oficialistas, y los otros, opositores. No hay “avenida del medio” respecto de la acción de una gestión ejecutiva, así como el camaleón cambia de color, Sergio Massa, busca quedar como oposición y oficialismo.

Recordemos que el bloque del Frente Renovador en diputados hizo fracasar la primera sesión que iba a tratar la ley anti despidos, logrando de esta forma un acuerdo con el Macrismo, en una ley que tenía un alto apoyo popular, el pago a los fondos buitres que fue apoyado por todo el massismo tanto en diputados como en senadores, o a nivel local dando la veña para que el frente renovador le hiciera campaña a macri una semana antes de las elecciones.

Por eso, paradójicamente, este momento que debería ser el “el momento” de Massa, no lo es. A Cristina le cuesta construir una mayoría que le permita ganar las elecciones, más allá del núcleo solido de electorado que lo compone. Y el gobierno de Macri, que había prometido cambiar “sólo lo que estaba mal” y “dejar lo que estaba bien”, es un fracaso económico y social en donde la mayor parte del electorado que lo voto se siente estafado.

Massa debería, supuestamente, levantarse como opción imparable y, sin embargo, pasa por un mal momento. Todas las encuestas lo muestran con un allto nivel de imagen negativa. El zigzagueante discurso que propone para ser lo suficientemente peronista y lo necesariamente moderado y antikirchnerista lo mete cada vez más adentro del laberinto y no le estaría dando resultado, ni oficialista ni opositor y ambos electorados lo miran con desconfianza.

 

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Notas Relacionadas

spot_img
spot_imgspot_img
spot_img
spot_img

Ultimas Noticias