Lola Mora artista empoderada del 1900

Es la más clara historia de lucha contra la censura misógina de una mujer artista y su obra escultórica. Historias en el arte contada por Paula Gimenez.

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández o Dolores Mora, más conocida como Lola Mora (San Miguel de Tucumán, 17 de noviembre de 1866) incursionó en el urbanismo, la minería y las artes visuales. Se destacó en espacios generalmente vedados a las mujeres de su época y fue la escultora argentina más halagada y discutida de los últimos años del siglo XIX y comienzos del siglo XX.

El Congreso de la Nación Argentina instituyó por ley 25.003/98, la fecha de su natalicio –17 de noviembre–, como “Día Nacional del Escultor y las Artes Plásticas”.

Sus desnudos horrorizaron a toda una sociedad pacata que además veía muy mal que una  mujer desafiara la disciplina artística de Esculpir y de hacerlo con ropa de hombre (boina y pantalones). En casi todos los casos sus obras las comenzaba en Italia Roma en el taller del escultor Giulio Monteverde donde inicia su especialidad en escultura a partir de una beca que obtuvo en Bs As. Luego la embarcaba y la enviaba a la Argentina.

Fue quien realizó la emblemática Fuente Monumental de las Nereidas, que representa a estos seres mitológicos que asisten al nacimiento de la diosa Venus, para ser dispuesta en la Plaza de Mayo de la Ciudad de Buenos Aires, justo frente a la Catedral. El problema es que este conjunto de divinidades de la mitología romana mostraba la desnudez de los personajes femeninos.

Los moralistas de ciertos sectores porteños sostuvieron su descontento. Es por eso que, para evitar el escándalo, se la emplazó en la Costanera Sur.

Algo similar sucedió con el conjunto escultórico de alegorías: La Justicia, El Progreso, La Paz y La Libertad encargado para la fachada del congreso de la nación.

Los grupos escultóricos se inauguraron en 1906 como parte de la decoración exterior del Parlamento. En la fachada principal, a los costados de la escalinata central sobre la izquierda, Mora ubicó alegorías de La Libertad y El Progreso junto a dos leones y a la derecha, las de La Paz, La Justicia y El Trabajo.  Hoy, estas esculturas originales se encuentran en San Salvador de Jujuy cuando se llevaron desde el Congreso Nacional hacia la Casa de Gobierno provincial, por varias denuncias hechas por partidos opositores al gobierno de la época, los que conformaron una comisión para investigar los sobreprecios en la construcción del edificio, iniciada en 1905.

Durante la segunda presidencia de Cristina Fernández el 14 de abril de 2014 se restituye la conformación histórica patrimonial del congreso nacional en un acto de reparación y reconocimiento a la figura y a la obra de lola Mora fuertemente cuestionada.

Sobre los originales que se encuentran en Jujuy desde 1927, se realizó un proceso de escaneado de última generación para obtener las imágenes de las esculturas en tres dimensiones a través del Plan Rector de Intervenciones Edilicias (PRIE) para  restaurar el Palacio del Congreso y sus edificios anexos.

Es un método que asegura la preservación absoluta de la obra de arte porque no se la toca, ya que emplea el sistema de iluminación y refracción de un rayo láser. Mediante un programa computarizado se genera una imagen corporizada de las esculturas y el armado de un símil en forma virtual. Después, empleando una serie de elementos y un software especial, es construido un modelo virtual a escala real y los moldes. Con la obtención de estos se realizan los calcos.

Las copias a escala real construidas en símil mármol son las que están hoy  emplazadas en la explanada del Congreso desde abril de 2014.

spot_imgspot_img

Notas Relacionadas

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Ultimas Noticias