spot_imgspot_img

Para amortiguar la recesión el Banco Mundial aprobó un nuevo préstamo de USD 950 millones.

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

El Directorio del Banco Mundial aprobó hoy un nuevo paquete de financiamiento para Argentina con dos préstamos que suman 950 millones de dólares que apuntan a reforzar los programas sociales en medio de la recesión.

El primer préstamo será un desembolso rápido de 500 millones, conocido como Financiamiento Programático para Políticas de Desarrollo, para ayudar a cubrir las necesidades presupuestarias del país a fin de «impulsar el crecimiento inclusivo a mediano plazo».

El apoyo del organismo internacional busca mejorar el diseño y el alcance de los programas de protección social, así como la expansión de la cobertura universal de salud a fin de reducir la inequidad.

A su vez, habrá un segundo crédito por 450 millones para el Proyecto de Protección de Niños y Jóvenes, con el objetivo de llegar a 250.000 niños que aún no están incluidos en los programas de asignaciones familiares, incluida la Asignación Universal por Hijo (AUH). Además, se buscará simplificar los procesos de verificación de la asistencia a la escuela y a los controles de salud, requisitos necesarios para conservar la condición de beneficiario de la AUH.

«En estos momentos difíciles, el Banco Mundial extiende un fuerte apoyo para solidarizarse con los hogares más vulnerables y enfrentar los desafíos económicos actuales», afirmó Jim Yong Kim, Presidente del Grupo Banco Mundial. «Este financiamiento apunta a proteger a las familias que más lo necesitan para que no caigan en la pobreza mientras se avanza en sentar las bases para que el país crezca a mediano plazo de manera inclusiva», agregó.

Se trata de un refuerzo de una línea de financiamiento que el Banco Mundial inició en el 2016 con un préstamo de 600 millones de dólares. De acuerdo a las autoridades, el mismo logró identificar y registrar a un millón de niños, de los cuales casi 370.000 se sumaron como nuevos beneficiarios de asignaciones familiares.

«Este apoyo a la Argentina, enfocado especialmente en los sectores más vulnerables, llega en un momento crucial para nuestro país y es un claro signo de confianza», subrayó el Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne.

De esta manera, el gobierno de Macri suma un nuevo respaldo de la comunidad internacional que junto al reciente desembolso por 5.600 millones de dólares del FMI le otorga una mayor fortaleza en las reservas internacionales en plena recesión económica. El objetivo del Banco Mundial va en línea con lo señalado por el vocero del FMI Gerry Rice, que en su reciente conferencia de prensa se mostró preocupado por la situación social.

Para amortiguar los efectos recesivos del plan económico -que el propio FMI estima alcanzarán el 2,6% de caída del PBI para este año y del 1,6% para el 2019-, Rice indicó que el programa «da prioridad a los gastos de asistencia social y los incrementa si la institución social se deteriorase».

El Financiamiento Programático para Políticas de Desarrollo es de margen variable, reembolsable en 32,5 años y cuenta con un período de gracia de 7,5 años, mientras que el financiamiento adicional al Proyecto de Protección de Niños y Jóvenes tiene un período de gracia de 7 años y deberá reembolzarse en el 2050.

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Notas Relacionadas

spot_img
spot_imgspot_img
spot_img
spot_img

Ultimas Noticias