spot_imgspot_img

«Narcos Mexico» se estreno este fin de semana en Netflix

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Uno de los buques insignia de Netflix vuelve a escena por la puerta grande cargado de acción, intrigas y kilos y kilos de drogas. Tras el éxito mundial de Narcos, Netflix renovó la serie por dos temporadas más. Sin embargo, los planes de producción cambiaron cuando decidieron abrir el melón por otra parte y convertir lo que iba a ser la cuarta temporada de Narcos en Narcos: México, un serie propia con una nueva línea argumental.

Diego Luna interpreta al líder del Cartel de Guadalajara, Miguel Angel Felix Gallardo.

Tras una tremendamente accidentada producción, llega por fin a Netflix Narcos: México, que profundiza en los orígenes y el intrincado entramado de los cárteles mexicanos de la droga, así como los primeros pasos de la guerra contra el narcotráfico por parte de Estados Unidos en México. Se une así a otros grandes títulos de la plataforma como La Casa de Papel o House of Cards, que también se centran en hechos reales con sus licencias creativas. Veamos el resultado.

¿Realidad o ficción?

Una de las cosas que más chocaron en la serie original es que, a pesar de sus pretensiones de mostrar la realidad del narcotráfico colombiano con rigor histórico, tirando de imágenes de archivo y datos reales, muchas situaciones, especialmente aquellas que se desarrollaban «de puertas para adentro» se dramatizaran. Este hecho forzó el famoso aviso previo a cada episodio en que se advierte al espectador de que no todo lo que va a ver es verídico. Este hecho creó cierto malestar en algunos círculos.

Michael Peña es el encargado de personificar a Enrique Camarena Salazar -Kiki- el agente de la DEA que se infiltro en el cartel

Narcos: México ha seguido con la misma práctica, y en este caso incluso se ha permitido obviar algunos hechos bastante relevantes. Por ejemplo vamos a encontrar unas discrepancias bastante notables en la historia de Enrique Camarena, el agente de la DEA a quien da vida Michael Peña. No entraremos en detalles para no spoilearos la trama, pero básicamente su historia podría haber dado mucho más juego.

Claro que suficiente dosis de realidad recibió el equipo de producción cuando Carlos Muñóz, un asistente de producción que buscaba localizaciones en México fue asesinado a tiros. A veces la realidad, supera la ficción…

Mismos problemas, distinto escenario

Vamos a encontrar muchas similitudes entre esta nueva serie de Netflix y la serie de Narcos original. Y es que la creación de un se suele enfrentar siempre a las mismas situaciones complicadas a las que se enfrentó el Cartel de Medellin en la serie original. Corromper a las autoridades, logística, ocultarse a simple vista, esas disputas internas que le dan sabor a la trama y el típico socio de la organización al que el poder y dinero se le van de las manos.

Tenoch Huerta interpreta a Rafael Caro Quintero, socio fundador del Cartel de Guadalajara

A pesar de que Diego Luna hace un magnífico papel encarnando a Félix Gallardo, el precursor de los cárteles modernos de México, ciertamente es un personaje que carece del carisma que desprendía Pablo Escobar. Este hecho se va a evidenciar a medida que avanza la serie, e insistimos, en que Diego Luna hace un gran papel, aunque no hayan conseguido que se afeite la perilla para parecerse más a su personaje.

La guerra contra el narcotráfico

Narcos: México iba a suponer la cuarta temporada de Narcos. Sin embargo, se decidió empezar de cero con esta línea argumental dejando de seguir los pasos de Javier Peña (Pedro Pascal). Esta nueva serie narra los comienzos de lo que hoy en día es una guerra abierta entre Estados Unidos y los narcotráficantes mexicanos. Las primeras balas, los primeros muertos, las primeras traiciones vienen de los días en que Felix Gallardo montó el cotarro.

Al igual que en el lado de los narcotráficantes, los agentes de la DEA se tienen que enfrentar a las mismas situaciones que tuvieron que sufrir sus homólogos en Narcos. Corrupción policial, pasividad política, e incluso pasotismo del propio gobierno de los EEUU. Los agentes de la ley tendrán que sacar petróleo de los pocos recursos que tienen a su alcance para librar su guerra contra viento y marea.

Jose Maria Yazpik es Amado Carrillo Fuentes -El Señor de los Cielos-

Un problema que persiste de la serie original es la manía de algunos actores de hablarle al cuello de la camisa. Esta situación hace que algunos diálogos sin doblaje de Narcos: México a penas se aprecien, pero tampoco puedes subir el volumen a lo bestia porque los efectos de sonido, la música, y las voces dobladas si están a un volumen normal y te puede dar un chungo si tienes que estar subiendo y bajando el volumen durante los 10 episodios de la serie.

Narcos: México es una digna sucesora de la serie original. Le falta cierto carisma y algunos errores persisten, pero la trama, la ambientación y las interpretaciones de Peña y Luna son impecables. Además Michael Peña nos debía una después de hacernos ver Extinción. Muy digerible y con la puerta abierta a una segunda temporada, y mucha atención al quinto episodio, hasta ahí podemos leer. Seguiremos atentos a la frontera wey.

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Notas Relacionadas

spot_img
spot_imgspot_img
spot_img
spot_img

Ultimas Noticias