spot_imgspot_img

Cristina Kirchner mostró su casa en El Calafate y apuntó contra Bonadio

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

«Cuando vi lo que (Claudio) Bonadio había hecho en mi casa confirmé que no me había equivocado», aseguró Cristina Kirchner en un video donde mostró, sin cortes, su casa en El Calafate y apuntó contra el juez federal y evidenció las «consecuencias» del allanamiento que duró unas 72 horas. Incluso, realizó una suerte de «repaso» de los objetos que fueron secuestrados y criticó la gestión de Mauricio Macri.

Hace menos de un mes, las 3 propiedades de la exmandataria fueron allanadas luego de que el Senado aprobara el pedido que realizó el magistrado en el marco de los «cuadernos de la corrupción». Incluso, la misma expresidenta aprobó la medida, pero también realizó una suerte de pedidos, los cuales, según denuncia, eran justificados.

«Quiero que me acompañes para que veas que en mi casa no hay subsuelos», afirma Cristina Kirchner al comienzo del video, que dura casi 18 minutos, donde afirma que «rompieron todo y se llevaron objetos personales que no tienen nada que ver con la investigación» y resalta que  «todas mis peores predicciones, desgraciadamente se cumplieron».

Es que acompañada de una cámara y sin cortes, la actual senadora no evitó brindar duras críticas, sino también alguna chicana, ya que tras pasar la puerta de su casa, envió una chicana a Mauricio Macri y afirmó: «Me voy a a sacar la campera porque acá adentro hace calor. No para estar en patas y en remera, pero sí para estar en suéter».

Luego, hizo un repaso de los objetos más cuestionados, como los bastones presidenciales y los sables, que aseguró son réplicas, y resaltó: «En mi casa no hay subsuelos. Estamos entrando a la planta baja, lo que muchos medios de comunicación pomposamente llamaban el gimnasio», y agregó: «Vinieron a buscar lingotes y millones de dólares y lo único que se llevaron son las bandas presidenciales.

Entre lo objetos que fueron secuestrados, además, CFK afirmó que se «llevaron» un pato de vidrio, un cuadro de Carlos Páez Vilaró que le regaló Sergio Massa para su cumpleaños, una tinta china de la artista Renata Schussheim, que le dio como presente cuando era Jefe de Gabinete y un tintero realizado por Juan Carlos Pallarols, el cual estaba grabado con las iniciales CFK, «algo que no era a una presidenta, sino para una dirigente política», resaltó.

Incluso, resaltó que intentaron secuestrar un escritorio, pero «como no tenían como llevarlo, desistieron». Al finalizar el recorrido, la exmandataria apuntó: «Pasó lo que dije que iba a pasar. Rompieron todo, se llevaron objetos personales y de la casa, que nada tienen que ver con ningún tipo de investigación».

«En Buenos Aires, en el departamento, no dejaron entrar a mi abogado. Entró la (Policía) científica, gente que después fue a limpiar se intoxicó. Hace un mes que no puedo volver a mi casa. Espero poder volver en el curso de esta semana después de un operativo que hemos realizado de limpieza y desinfección», resaltó la actual senadora y luego empezó a criticar la gestión macrista.

Y agregó: «En definitiva, cuando uno piensa en estas cosas: ‘Bueno te rompieron la casa, pero a otros le rompieron la vida'». Por lo cual resaltó: «Porque así como yo no pude estar en mi casa en el último mes porque tuve que dormir en otra parte, hay gente que ya no puede dormir en su casa y está durmiendo en la calle» que «creo que es lo mas preocupante de todo».

«También es preocupante la violación de los derechos y garantías constitucionales, el debido proceso», señaló CFK y agregó: «Creo que es muy grave lo que pasó con la maestra de Moreno, creo que se está en una suerte de hostigamiento, persecución y amedrentamiento de todo lo que signifiquen políticas que cuestionen lo que esta pasando en la argentina, están pasando cosas gravísimas».

En ese sentido, hizo referencia al incremento del dólar, al aumento en los transportes públicos y el endeudamiento. «Hoy tenemos un endeudamiento que supera los 100 mil millones de dólares y se ha obtenido un préstamo con el FMI», afirmó y destacó que se «destripó al Estado» en «áreas sensibles». Incluso, advirtió que esta situación «tiene una vinculación directa con la persecución y hostigamiento a los principales referentes de la oposición».

«Ser opositor no es solo estar en un partido diferente», afirmó CFK y agregó: «Es oponerse a estas políticas que llevan al endeudamientos, a la miseria, al hambre y a no comer a millones de argentinos». Para finalizar, habló sobre lo que denominó la «anitpolítica» y resaltó: «No somos todos iguales». «Con algunos gobiernos la gente puede comer, estudiar, puede tener esperanzas y sueños de tener un mejor pasar, de una vida mejor, con otros no», afirmó y concluyó: «Con algunos gobiernos se puede vivir y con otros no».

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Notas Relacionadas

spot_img
spot_imgspot_img
spot_img
spot_img

Ultimas Noticias