spot_imgspot_img

En Lujan vecinos juntaron firmas por las obras públicas inconclusas

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

El jueves pasado por la tarde quedó en evidencia, una vez más, el mal estado de las calles del barrio Ameghino. Sucede que un camión recolector de residuos de la Municipalidad se encajó en Darwin y Tucumán como consecuencia de la falta de mantenimiento de las calles de tierra. Y fueron los vecinos quienes se acercaron y brindaron su ayuda a los trabajadores municipales (Ver nota relacionada).

Esta situación se produjo en la previa de un encuentro que mantendrían este domingo los vecinos del barrio para profundizar los reclamos por las obras paralizadas hace un año. La convocatoria había surgido unos días antes en una reunión que se desarrolló en las instalaciones de la Sociedad de Fomento, que contó con la presencia de vecinos y tuvo como eje central las obras paralizadas prometidas por Nación.

Allí, según explicó el presidente de la entidad barrial, David Luque, «se decidió en forma conjunta retomar los reclamos». Y así sucedió. En ese marco, este domingo los habitantes del barrio se reunieron en Libertad y Darwin con carteles que rezaban: «A un año de las obas paralizadas nos siguen vendiendo pescado podrido», «Promesas no, Obras si» y «Merecemos calles dignas», entre otros.

Allí, se juntaron alrededor de 200 firmas. Y como cierre de la actividad, se realizó una asamblea donde se expresaron los vecinos del barrio y también de otros sectores que sufren las mismas problemáticas, como el bloque de «Los Santos».

Por último, resolvieron continuar en asamblea permanente y, en fecha a confirmar, movilizarse al Municipio para entregar al intendente Oscar Luciani una nota que estará acompañado por las firmas juntadas, en la cual reclaman que «de manera urgente las obras se terminen».

En diálogo con medios locales, David Luque, presidente de la Sociedad de Fomento del barrio Ameghino, señaló que «el tema central de esta convocatoria es reclamar por las obras paralizadas relacionadas con el Plan Nacional de Hábitat, donde después de distintas reuniones con diferentes autoridades, nos prometieron una comunicación fluida y eso nunca pasó».

«Nunca más nos atendieron, hace tres meses que no tenemos una comunicación con los responsables. Nos habían prometido que la Cooperativa Eléctrica, en el término de una semana, iba a ser la que retomara las obras ya que la empresa, por una cuestión de presupuesto, había rescindido el contrato. Pero eso tampoco sucedió. No sabemos qué parte legal estaría faltando, pero acá no vino nadie», agregó.

En ese marco, decenas de familias se acercaron a la esquina de Libertad y Darwin para sumar su firma. «Los vecinos se acercaron y nos acompañan porque quieren ver las obras. Estamos en asamblea permanente a la espera de próximas medidas, porque no podemos vivir así».

Y en este sentido, el referente barrial apuntó: «Esta vez no vamos a aceptar promesas, queremos hechos y documentación que acredite la culminación de las obras».

Por último, Luque sostuvo: «La primera medida fue la asamblea. Ahora serán los vecinos los que decidirán en las próximas horas cómo seguir el reclamo. Estamos cansados pero tampoco podemos bajar los brazos y resignarnos a vivir de la forma en la que estamos viviendo».

La obra

En septiembre de 2016, el Municipio y la subsecretaría de Hábitat de la Nación firmaron un convenio por un monto superior a los 36 millones de pesos para realizar obras en el barrio Ameghino. A las pocas semanas de aquel anuncio, las autoridades municipales brindaron detalles sobre los trabajos que se iban a llevar a cabo, entre ellos, desagües pluviales, red vial de asfaltos, red eléctrica y alumbrado público, nuevos refugios y remodelación de plazas.

Y si bien el alumbrado público se realizó, se asfaltaron algunas cuadras del barrio y se avanzó con la puesta en valor de las plazas, los vecinos denunciaron a principios de abril de este año que «todo el resto que habían prometido quedó inconcluso. Hicieron la apertura de calles y el cordón cuneta, pero no terminaron nada. Ahora no sólo no se puede transitar por esas calles, sino que se llenó de pastizales y agua y parece un pantano. Lo que antes era una calle, ahora es una laguna».

Mientras que a principios de septiembre se supo que el motivo de la paralización de las obras fue «la falta de los fondos. La plata no está, los vecinos nos preguntamos qué hicieron con la plata. Queremos una solución urgente», exigieron en ese momento.

Y luego, en diálogo con medios locales, el secretario de Infraestructura, Obras y Servicios Públicos, Marcelo Gutiérrez, sostuvo que «el problema que estamos teniendo en el barrio Ameghino es que Nación no quiere reconocer los mayores costos. Imaginemos que esta obra tiene un presupuesto de más de un año y medio de plazo y nosotros habíamos renegociado con una empresa que está atada al dólar y el acuerdo se había logrado cuando la divisa estaba en 28».

«Hoy, por este motivo, estamos renegociando para ver cómo podemos saldar esa diferencia y creo que vamos a llegar a un acuerdo. Sabemos que es díficil y que puede llevar un poco más de tiempo el tema de asfalto, pero en lo demás seguimos trabajando como en el movimiento de suelo, los cordones cunetas y veredas», agregó el funcionario.

A su vez, sostuvo que «desgraciadamente, al igual que los vecinos, desde el Ejecutivo también pensábamos que íbamos a tener esta obra finalizada en el 2018. Pero también sabemos que estos fondos vienen de otra jurisdicción, dependemos de ellos también para hacer los fondos».

Por último, aclaró que «de nuestra parte (como gobierno municipal) teníamos todo listo, sólo faltaban los fondos. Y si no tenemos los fondos, no podemos hacer la obra. El Municipio hoy no está en condiciones de afrontar una obra tan onerosa».

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Notas Relacionadas

spot_img
spot_imgspot_img
spot_img
spot_img

Ultimas Noticias