spot_imgspot_img

En un partido con muchas dudas, los Pumas vencieron a Tonga

Argentina ganó por 28-12 aunque dejó una pálida imagen en la segunda parte pensando en Inglaterra, uno de los candidatos.

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Después de haber conseguido el punto bonus en apenas 20 minutos y asegurar la victoria en 25 sin hacer demasiado, la fragilidad mental de este equipo volvía a aparecer. El triunfo final de los Los Pumas por 28-12 frente a Tonga no despeja las dudas que había dejado el equipo en la derrota ante Francia.

Ante un rival débil y luego de haber sacado una ventaja que le permitía vislumbrar una mejoría, volvió a desconcentrarse y llega al partido con Inglaterra sin ningún argumento que le permita ilusionarse con vencer a la Rosa. Si la caída en el debut los dejó con un pie afuera del Mundial de rugby de Japón 2019, esta actuación desconcertante ni siquiera dejan espacio a la ilusión.

Se trató del primer triunfo argentino en 11 partidos, que cortó la peor racha de derrotas consecutivas en la historia de los Pumas en partidos oficiales. Aunque muy lejos del objetivo de jugar bien para recuperar la confianza.

Julián Montoya anotó tres tries y Santiago Carreras el restante, todos en el primer tiempo, y fueron dos de los puntos salientes en una actuación general muy opaca. El próximo sábado, están obligados a vencer en Tokio a Inglaterra, uno de los favoritos a levantar la Copa Webb Ellis, para seguir con chances de pasar a cuartos de final, aunque a merced de otros resultados.

Los Pumas tuvieron un arranque sólido. A partir de la presión que ejercieron con el tackle, y forzaron pérdidas y penales. Así, a los 25 minutos ya ganaban 28-0 y parecían encaminarse cómodamente al objetivo que se habían planteado: ganar, primero; jugar bien y sumar confianza de cara al partido con Inglaterra, segundo, y conseguir el punto bonus para tener más posibilidades de clasificarse a cuartos de final en caso de ganar ese trascendental duelo. Sólo consiguieron dos de esos tres.

Todos los tries del primer tiempo llegaron a través de la misma vía: tackle agresivo y pelota recuperada. El primero, a los 6 minutos, fue tras un penal y una jugada de line-out en la que Montoya quedó solo por el lado ciego. El segundo, a los 18, parecido: penal, line-out, maul y try del hooker; el tercero, tras la salida, Carreras recuperó una pelota suelta en mitad de cancha y se escapó hasta el otro in-goal, y el cuarto, a los 25, una gran embestida otra vez de Montoya tras un scrum-5.

 

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Notas Relacionadas

spot_img
spot_imgspot_img
spot_img
spot_img

Ultimas Noticias