spot_imgspot_img

“La provincia esta cambiando después de décadas de abandono»

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Cuando por muchos años te dicen que la Provincia de Buenos Aires es imposible de cambiar, que estas condenado a fracasar, que hay reglas, hábitos y modos de operar que son nocivos pero están marcados en el ADN bonaerense y no hay forma de superarlos, la gente termina creyendo que ese es el único camino.

Los estudios de neurociencia actuales, ciencia centrada en el estudio del cerebro humano, demuestran que las personas no están condenadas a ser malos en algo, como por ejemplo el típico comentario “soy malos con los números”. Las personas pueden cambiar, creando buenos hábitos, trabajándolos y con mucha voluntad. Nuestra sociedad también puede cambiar y en la provincia ya lo está haciendo.

Donde las promesas de obras no se cumplían, se cumplen, en donde la policía era corrupta y las mafias se adueñaban de los barrios, poco a poco se van desmantelando, en calles donde el vecino se embarraba antes de llegar a trabajar, hoy hay asfalto, en donde esperabas el colectivo con inseguridad hoy tenemos más efectivos. Desarrollamos una provincia más conectada poniendo en condiciones rutas y dando un mejor servicio en transporte público como por ejemplo con los metrobuses que se inauguraron en La Mantanza, Tres de Febrero y Morón, por nombrar algunos.

Nada iba a cambiar, pero gracias a todo el equipo de la Provincia de Buenos Aires, liderado por la Gobernadora María Eugenia Vidal, se están acabando los 70 años de parches y atajos que mal nos acostumbraron los dirigentes políticos, que nos hicieron pensar que nuestro destino era perder siempre.

En 3 años rehabilitamos más kilómetros que en 8 años de la gestión pasada, caminos rurales para que los productores puedan transportar de forma efectiva su mercadería, y rutas como la 51 y 88, promesas incumplidas ahora realizadas.

Se terminaron 300 obras hidráulicas y se trabaja en 5 cuencas más. Hoy tenemos 1.800 obras terminadas que representan puestos de trabajo y mejorar la calidad de vida de cada bonaerense.

Nunca en la historia se combatió tanto a las mafias, acompañamos a los policías que verdaderamente tienen vocación de servicio, los equipamos y capacitamos para que ayuden en la seguridad de los vecinos. Así logramos bajar un 22% los homicidios y un 42% los secuestros.

El estado está más presente que nunca en las villas, sacamos a los punteros, el SAME llegó a 88 municipios y se han mejorado las guardias de los hospitales provinciales. Se está trabajando en una reforma integral en educación y en tres años casi medio millón de adultos volvieron a la escuela, dando un ejemplo a sus hijos y a todos nosotros.

Se acabaron los privilegios políticos, las cuentas públicas son claras, se hicieron públicas las Declaraciones Juradas para que los vecinos sepan cómo y de qué viven todos los funcionarios porque no tienen nada que ocultar. Dijimos basta a las reelecciones indefinidas para que no siempre sean los mismos en el poder y terminar con el poder eterno de los intendentes.

¿Estamos en una situación ideal, todos los problemas están solucionados? Claramente no, pero el cambio ya empezó y sin duda estamos más cerca ahora, que tres años atrás, de vivir en la provincia que todos soñamos. Cuando es profundo y de raíz, y es acompañado por la voluntad de todos los trabajadores, el cambio es para siempre.

 

spot_imgspot_img
spot_imgspot_img

Notas Relacionadas

spot_img
spot_imgspot_img
spot_img
spot_img

Ultimas Noticias